Inicio

12 tips a tener presente para pintar MDF

12 tips a tener presente para pintar MDF
03 May 2020 Escrito por Mauricio 46033 visitas

El método más fácil, más sencillo y de mejores resultados a pesar que es súper fácil es. Entremos en materia rápidamente. Lo primero que debes hacer es sellar el MDF, principalmente en los cantos y si no saber que es el sellador o porqué usarlo en este link puedes saber todo eso

https://tallerencasa.co/blog/sellador-madera

Esta técnica o método es una combinación de tipo de pintura y utensilio para pintar pensando que estés en casa, pintando o renovando un mueble viejo por hobbie y pensando esporádicamente (Si estas a nivel profesional, pintar todos los días, cientos y cientos de muebles, entonces este blog no es para ti)

El MDF es un producto con una textura lisa y unitono, ósea que el acabado que más le conviene al MDF es un color sólido, homogéneo, sin textura, sin motivos (Bueno esto pensando una vez más en hacerlo por nuestra propia cuenta en nuestra casa) y todo esto sería usando un rodillo.

Pero antes de llegar a las herramientas, primero hablemos de la pintura. Hay mil tipos, mil formas y mil caminos que podemos tomar, pero una vez más, es pensando en el más fácil en nuestras casas y por eso mi recomendación son los esmaltes base agua.

Sé que muchos estarán preguntándose por las tintas, por los poliuretanos, por los barnices, las lacas y técnicamente también sirven para pintar el MDF, pero dado que estamos pensando en pintar en casa, con pocas herramientas el esmalte base agua, es la más fácil de aplicar, la más fácil de manipular y la que menos dolores de cabeza presenta.

De país en país seguro le llamaran diferente, pero para desjetar ese punto estamos hablando de unas de las pinturas más económicas que hay, como es base agua no tiene olores fuertes o vapores tóxicos, el tiempo de secado es entre 60 a 120 minutos para la próxima capa y al aplicarla cubre la superficie creando una capa superficial.

Entones para aplicar el esmalte base agua y que la superficie que quede pareja, sin rayones, sin trazos, sin efecto piel de naranja, tu mejor amigo es un rodillo y que sea de esponja / espuma. No uses rodillos de tela, de felpa o con hilitos porque la pintura no quedará suave y tersa. Lo más chévere de combinar  el esmalte base agua, con el rodillo de espuma es que al finalizar podrás lavar en el fregadero con agua de la llave.

Solo hemos hablado de la preparación y de pronto ya estás desesperado diciendo que no voy al grano, pero algo que muchos no tienen presente es que la preparación es fundamental para que tengas un mejor acabado y me atrevería a decir que representa el 50% de todo el proceso.

El proceso de pintado es muy simple, sumerges el rodillo (usa un rodillo de los de 4 pulgadas de largo) hasta donde entre en la lata de pintura, medio dejas escurrir sobre el mismo envase (No quieres pintar el piso de paso) y empiezas a pasarlo por la superficie plana al menos unas 6 veces, no es necesario que sigas un patrón o en un orden e inmediatamente pasas a los cantos. De esta en el rodillo ya hay la suficiente pintura para pintar los cantos y evitar que se chorree.

Es preferible que las pasadas de los rodillos las realices completas de extremo a extremo de la pieza a pintar ininterrumpidamente, así evitaras que se vean machas, uniones o cosas extrañas en el resultado final del MDF. Y al terminar de aplicar la primera capa seguramente no tendrás un cubrimiento idóneo y pensarás que le debes aplicar más pintura pero ALTO, no lo hagas todavía, dado que esas imperfecciones son imposibles de evitar y más cuando estas cambiando de un color oscuro a uno claro, pero no hay de qué preocuparse porque para eso vienen las siguientes capas.

Más bien es hora de esperar alrededor de 2 horas para aplicar las siguientes capas. ¿Más capas? Si mi amigo(a) para que el acabado te quede bonito y chévere, darás al menos 3 caspas, porque si tratas de dar una sola capa gruesa y cargada lo que seguramente te pasará es que se chorree y se creen gotas en las partes verticales, grupos y cosas feas.

Otro detalle a tener presente es que empieces pintando los sectores internos del mueble de esa forma podrás tocar la parte exterior del MDF, seguramente tendrás que girarlo, moverlo o acomodarlo. Por el contrario si empiezas por las partes externas y necesitas mover o acomodar el mueble obviamente trataras de tocar lo que acabas de pintar y por esa razón es que sugiero que empieces por los sectores internos.